La biblia de neón, de John Kennedy Toole

Puede que algunos piensen que John Kennedy Toole solo escribió La conjura de los necios, esa extraordinaria sátira publicada en 1980 gracias a la tenacidad de una madre que luchó por dar a conocer al mundo la obra de su hijo. Convencida de que su hijo había escrito una obra maestra, esa madre, que moría un poquito cada vez que un editor rechazaba el manuscrito, finalmente consiguió que la leyera el editor Walter Percy, quien sintió curiosidad por la determinación de aquella mujer, y se quedó tan admirado ante la genialidad de la obra que decidió publicarla. La novela se convirtió en un éxito inmediato y ganó el premio Pulitzer al año siguiente, en 1981. Es una verdadera lástima que su autor, quien había puesto fin a su vida una década antes, no llegase a ver la admiración y la felicidad que ha causado a millones de lectores.

Para quienes hayan leído La conjura de los necios y piensen que es la única obra existente del autor, vengo con una excelente noticia, y es que Thelma Toole, esa madre tenaz que luchó por ver publicada la gran obra maestra de su hijo, había encontrado un manuscrito entre los documentos de John: se trataba de una novela que había escrito siendo este un adolescente y que no se publicaría hasta 1989 debido a un proceso litigioso por cuestiones de derechos de autor. Esa novela que el joven J. K. Toole escribió con tan solo 15 años se titula La biblia de neón y es la obra que hoy vengo a reseñar.

Antes de nada, me gustaría aclarar que no quisiera que pensaran –como me sucedió a mí– que, por tratarse de una primera novela, escrita por un adolescente, pudiera carecer de experiencia o calidad literaria, más aún si se compara con la brillante y monumental Conjura de los necios. Nada más lejos de la realidad. La bilbia de neón es de una calidad tan excelente que no dejas de preguntarte, página tras página, cómo es posible que un adolescente escribiera semejante relato, brutal y desgarrador, que destaca por una madurez y una profundidad asombrosa.

La biblia de neón nos relata la infancia y adolescencia del joven David, protagonista y narrador de la novela, quien vive con su madre y su tía Mae en una solitaria casa en las colinas. La historia transcurre en la Mississippi rural durante la guerra y posguerra de la Segunda Guerra Mundial. Vemos su paso por la escuela y cómo se relaciona escasamente con sus compañeros, ya que David es un chico tímido y solitario que está siempre con su tía Mae, una excéntrica y moderna mujer a la que todo el mundo en ese devoto y conservador pueblo mira con malos ojos.

Tanto La conjura de los necios  como La biblia de neón tienen en común un trasfondo trágico. Sí que es cierto que, en la primera, esa tristeza no es fácilmente perceptible, ya que está muy bien disfrazada de un humor desternillante; y es que, de hecho, te ríes a carcajadas desde la primera línea, con la descripción de su estrambótico protagonista Ignatius Reilly. La biblia de neón, en cambio, es una novela más dramática, más desgarradora, tiene una profunda crítica a ese fanatismo religioso y al racismo de una sociedad tan devota y retrógrada. A simple vista pueden parecer muy diferentes, pero, en el fondo, ambas son historias en las que sus personajes tienen vidas muy tristes y, si se quiere, solitarias. Tanto Ignatius de La conjura de los necios como David de La biblia de neón son personajes muy grandes que viven en mundos demasiado pequeños, donde sus vidas no parecen vislumbrar mayor horizonte que las paredes de su casa y un pueblo pequeño y lleno de imbéciles, donde te despachan si no piensas y actúas como ellos.

John Kennedy Toole

Para terminar, solo me queda decir que J.K. Toole era un genio. Admiro profundamente su talento, su humor y esa capacidad a la hora de remover sentimientos en el lector. Tengo que confesar que ningún otro autor ha logrado conmoverme de esta manera. Por eso, quiero aprovechar esta entrada en el blog para animarles a que lean a J.K. Toole. Cuando lo lean, probablemente se pregunten, como yo misma me he preguntado: ¿Por qué no lo he leído antes? Y es probable también que, cuando lo terminen, sientan lástima y tristeza de lo que J. K. Toole pudo haber escrito si no se hubiera quitado la vida con tan solo 31 años. Pero, afortunadamente para nosotros, y gracias al amor y la insistencia de esa madre perseverante, hoy por hoy podemos disfrutar de ese extraordinario legado que J. K. Toole nos dejó a los lectores.

¡Muchas gracias por leer la reseña!

2 comentarios en “La biblia de neón, de John Kennedy Toole”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s