Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós

Fortunata y Jacinta es la obra cumbre de Benito Pérez Galdós y con la que mejor retrata las costumbres y el pensamiento de la sociedad madrileña decimonónica. Esta gran obra, publicada en cuatro volúmenes entre los años 1886 y 1887, es considerada la narración más importante en lengua española después del Quijote, y es, con toda probabilidad, la que mejor representa el Madrid Galdosiano, que es el conjunto de escenarios geográficos, históricos y sociológicos que en la obra de Galdós representan la ciudad y los habitantes de Madrid.

Estructura de la obra

Fortunata y Jacinta está estructurada en cuatro partes de aproximadamente trescientas páginas cada una. A su vez, cada una de estas partes se divide en varios capítulos, cuyo índice es el siguiente:

Índice de Fortunata y Jacinta

Contexto histórico

Aunque Galdós escribió Fortunata y Jacinta entre los años 1885 y 1887, la historia narrada transcurre entre 1868 y 1876, coincidiendo, por tanto, con los siguientes hechos históricos:

esquema

Escenario

Fortunata y Jacinta transcurre en el centro de Madrid. Tanto el edificio en el que vive Fortunata, como la casa de la familia Santa Cruz, podemos encontrarlas hoy en día.

El edificio en el que vive Fortunata cuando conoce a Juanito, en cuya puerta hay una tienda de aves y huevos, se encuentra en el número 11 de la Cava de San Miguel. En cuanto al domicilio de los Santa Cruz, este es una casa señorial que se ubica en la plaza de Pontejos, justo detrás del reloj de la Puerta del Sol.

A la izquierda, la casa de Fortunata, y a la derecha, la plaza Pontejos:

 

 

Me parece muy interesante, para quienes tengan la oportunidad de visitar Madrid, hacer el recorrido literario por los diferentes escenarios que aparecen en la novela. Para ello recomiendo esta magnífica entrada sobre el Madrid de Fortunata y Jacinta que he encontrado en el blog El Madrid de Vic.

Enlace: http://elmadriddevic.blogspot.com/2018/06/el-madrid-de-fortunata-y-jacinta.html

Argumento

En este apartado no me detendré demasiado y omitiré muchos hechos que, si los mencionara, necesariamente habría de suponer destripamientos para aquellas personas que quieran leer y sorprenderse con la obra, de modo que simplemente referiré unas líneas generales de la trama.

Fortunata y Jacinta se subtitula Dos historias de casadas, y esto resume bien la esencia de la obra, ya que esta refleja el modo de actuar y pensar de dos mujeres enfrentadas: Fortunata, perteneciente a la clase popular, y Jacinta, de la burguesía media. Entre las dos mujeres hay una rivalidad, pues Fortunata está enamorada de Juanito Santa Cruz, también llamado El Delfín, y este, por ser de la misma posición social que Jacinta – quien, de hecho, es su prima –, accede a casarse con ella por inducción de su madre, doña Barbarita, que quiere dirigir las acciones de su hijo para evitar que este se siga relacionando con personas de una posición social inferior.

El matrimonio entre Juan y su prima Jacinta no impide, sin embargo, que él siga viendo a Fortunata, con quien le es infiel a su mujer en numerosas ocasiones.

Fortunata, por su parte, es acogida por el joven aprendiz de farmacéutico Maximiliano Rubín, quien le enseña a leer y a escribir, ya que está enamorado de ella desde el momento en que la ve por vez primera. El sentimiento, sin embargo, no es mutuo, pues Fortunata sigue enamorada del Delfín, no sintiendo por Maximiliano nada más que aprecio y gratitud. Maximiliano, que no desiste en su intento de casarse con Fortunata, termina consiguiendo que esta acepte, aunque sintiéndose insatisfecha y desdichada.

Los personajes

Las dos grandes protagonistas de esta obra son Fortunata y Jacinta, y esto se mantiene a lo largo de toda la novela.

textgram_1527361451

Pero los personajes masculinos, sin embargo, van adquiriendo mayor o menor protagonismo en cada una de las distintas partes. En este sentido, el protagonista masculino que se nos presenta en la primera parte es Juanito Santa Cruz, mientras que, en la segunda, el personaje principal es Maximiliano Rubín. En la tercera parte tenemos a don Evaristo González Feijoo, personaje que es considerado como un doble del propio Benito Pérez Galdos por los grandes paralelismos hay entre ambos. Y en la última y cuarta parte encontramos a un nuevo hombre: Segismundo Ballester, el licenciado en Farmacia que se encarga de la botica de Samaniego, donde entra a trabajar Maximiliano Rubín.

Personajes

Además de estos personajes, también encontramos otros de gran importancia, como por ejemplo Guadalupe Rubín, más conocida como Doña Lupe la de los pavos, también llamada la viuda de Jáuregui. Doña Lupe es la tía de Maximiliano Rubín, así como de sus dos hermanos, Nicolás y Juan Pablo. Se hace cargo de todos ellos al quedarse huérfanos. Es doña Lupe una mujer de carácter fuerte a la que le gusta tener el control, tanto en las cosas de la casa como en los aspectos económicos. De entre sus tres sobrinos, siente predilección por Maxi debido al carácter débil e inocente del joven y a los continuos achaques físicos que siempre ha padecido.

textgram_1527587019

Doña Lupe acoge como criada a una niña muy movida a la que llaman Papitos, o a veces incluso la mona, que protagonizará escenas muy divertidas debido a su peculiar carácter.

textgram_1527757029

Otro gran personaje es el de Guillermina Pacheco, amiga de la familia Santa Cruz y a la que llaman Guillermina la Santa. Se trata de una mujer que destaca por su empeño en ayudar a los pobres, y lo hace reuniendo dinero que sonsaca con gran habilidad a los más adinerados para después invertirlo en construir un edificio en el que acoger a los huérfanos.

IMG_20180721_214620
Doña Guillermina

También merece mención otro de los grandes personajes femeninos de la novela: Mauricia la Dura, una mujer que sufre unos trastornos psíquicos que no puede controlar. Con las siguientes palabras, Galdós la retrata a la perfección:

Mauricialadura
Mauricia la Dura

Por otra parte, encontramos en la novela algunos personajes que, a su vez, aparecerán en otras obras de Galdós, ya que el escritor creó toda una sociedad formada por personajes, de todo tipo y condición, que van apareciendo en distintas novelas. Un ejemplo de ello es Francisco de Torquemada, un prestamista usurero que encontramos en la Tetralogía de Torquemada.

IMG_20180721_213656

Ido del Sagrario es otro de los personajes recurrentes que aparece en otras novelas de Galdós, como El doctor Centeno, Lo prohibido y Tormento, e incluso en algún episodio nacional de la quinta serie. La personalidad de Ido del Sagrario es muy peculiar, se trata de un hombre sensato y, al mismo tiempo, parece que esté ido de la cabeza. En Fortunata y Jacinta aparece completamente trastornado y creyéndose poseedor de un gran secreto: que su mujer, la Nicanora, le engaña con otro hombre, con un grande de España. Curiosamente, estas alucinaciones se le agravan al personaje cuando come carne.

IdodelSagrario
Ido del Sagrario

Opinión personal

Fortunata y Jacinta es una obra maestra, y creo que estas dos palabras lo resumen todo, pues es, en mi opinión, lo mejor que se puede decir de cualquier novela. La obra constituye un reflejo sublime de la sociedad madrileña decimonónica en sus diferentes clases sociales, tanto en costumbres como en su forma de pensar, y también de los escenarios y acontecimientos históricos de la época.

No solo es sublime su trasfondo histórico y social, sino que también lo es el moral. En este sentido, Benito refleja los sentimientos y valores de cada personaje con una brillantez absoluta, consiguiendo que el lector comprenda a los personajes y su forma de actuar, así como sus emociones.

FortunataYFeijooUn personaje que me ha gustado especialmente es Evaristo Feijoo, quizás por cómo protege a Fortunata. De hecho, la parte que más me ha gustado de todo el libro es un capítulo de la tercera parte, titulado Un curso de filosofía práctica. En este capítulo, Feijoo le ofrece a Fortunata una serie de consejos que son muy interesantes y los recomiendo leer, ya que constituyen el mejor manual de valores de la clase media española de la segunda mitad del siglo XIX, lo cual me parece muy interesante para comprender mejor el pensamiento de la época y poder entender su forma de actuar.

«Lo primero que has de tener presente es que siempre, siempre, en todo caso y momento, hay que guardar el decoro.»

Fortunata

 

Una especial mención se merece la gran protagonista de esta historia, que es Fortunata. He sentido gran compasión por ella, e incluso he sufrido por ese sentimiento tan fuerte que lleva dentro, esa fuerza irresistible que la atrae hacia Juanito Santa Cruz aun cuando sabe que ese hombre no le conviene y que la hace sufrir constantemente. Es sorprendente la habilidad que en este aspecto muestra Galdós, quien, pese a ser hombre, comprende mejor que nadie el sentimiento femenino y lo describe a la perfección.

Como digo, pues, he sentido mucha lástima de Fortunata, quien es una pobre desgraciada. Me sorprende que Galdós, con esa ironía que demostraba siempre a la hora de escoger los nombres de los personajes, reflejando en ellos algo característico de su personalidad, decidiese llamar Fortunata, que significa afortunada, a una mujer que se siente profundamente desdichada.

A Maximiliano, por otra parte, creo que el nombre le encaja bien, porque, aunque por fuera sea un hombre pequeño y raquítico, débil y enfermizo, la grandeza se encuentra en su pensamiento, que, como él mismo dice, nunca podrán encerrar entre murallas, pues reside en las estrellas.

textgram_1509450204

Quiero hacer una última recomendación antes de terminar la reseña. Muchos de vosotros ya la conoceréis, pero, por si alguien no, dejo aquí el enlace para que podáis ver la serie de Fortunata y Jacinta, que consta de diez capítulos que se pueden ver en la página web de RTVE. Todas las imágenes de los personajes de esta novela que he puesto a lo largo de la reseña pertenecen a esta serie televisiva.

Enlace para ver la serie: http://www.rtve.es/television/fortunata-jacinta/

Y para terminar, simplemente quiero añadir que recomiendo la lectura de Fortunata y Jacinta, ya que creo es uno de esos libros que hay que leer por lo menos una vez en la vida, puede que incluso dos, ya que los hechos narrados pueden percibirse de forma muy distinta en función de la experiencia personal vivida.

textgram_1507207248

Hasta aquí la reseña de Fortunata y Jacinta, ¡muchas gracias por leer!

 

 

8 comentarios en “Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós”

    1. Muchas gracias, Silvia, me alegro de que te haya gustado la reseña, ¡era todo un reto para mí!
      Yo también espero releer Fortunata, aunque dentro de unos años, ahora de momento quiero seguir leyendo otras novelas, acabo de comenzar la segunda serie de episodios, ¡qué ganas tenía!
      Un abrazo, espero que estés disfrutando del verano 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s